Así fue que Luis Alberto descubrió a Roberto Carlos de Yo me llamo

A Roberto Carlos lo descubrió apenas hace dos años y medio, justo cuando buscaba una canción sobre la amistad para el coro de niños que dirigía en la Casa de la Cultura de Itagüí. Desde ese momento, Luis Alberto Sánchez se enamoró no solo de la manera en la que el cantautor brasileño interpreta sus canciones, sino con el mensaje de cada uno de sus temas.

Nació en Angelópolis, en el Suroeste antioqueño. Estudió procesamiento de alimentos, fue pintor de casas, trabajó como asistente de un concejal en Itagüí y actualmente estudia música en la escuela Débora Arango en Envigado. El martes fue el ganador del concurso musical Yo me llamo, de Caracol, que tuvo como jurados a Amparo Grisales, César Escola y Jessie Uribe.

¿Qué sensaciones tiene hoy, después de su triunfo en el programa de TV?

“Lo primero era demostrarme a mí mismo que los sueños, si uno persevera, se cumplen. Uno cree que estos programas son de rosca o de palancas y doy fe de que no es así. Yo llegué como un participante más, haciendo fila, lleno de esperanzas de meterme en el concurso y lo logré. La felicidad es enorme, por la platica que a cualquiera le sirve y por todo lo que se viene como ganador de Yo me llamo. Estoy muy contento porque fue Colombia la que decidió, no fue que hayan echado el dado, eso es lo que más motiva”

¿Cómo aparece Roberto Carlos en su vida?

“Roberto Carlos llegó a mi vida de una manera muy bonita: soy profesor de canto de niños, en uno de los muchos trabajos que tengo, es lo que más gusta hacer, tengo muy buena química con ellos y yo les inculcaba que tenían que cantar temas que siempre le lleguen a la corazón a las personas, entonces busqué canciones sobre la amistad y me apareció Un millón de amigos, de Roberto Carlos, me encantó y la monté con el coro. Luego encontré Amigo, que ya la había escuchado, y también la ensamblamos.

Desde ese momento me metí en el personaje, me enamoré de sus canciones, soy un apasionado por las letras, por lo que dicen y por ese amor que él refleja. Desde hace unos dos años y medio comencé a preparar el personaje, pero nunca me presenté como él, yo daba serenatas en cumpleaños y fechas especiales, con pistas o mariachis, me ganaba 10.000 pesos por serenata, pero a Roberto Carlos lo tenía como un tesorito que no mostraba”.

¿Ha estado en concierto del cantante brasileño?

“Es un personaje que amo y respeto y ojalá tenga el honor, algún día de conocerlo personalmente, que podamos compartir nuestra música. El programa me llevó, en un capítulo que salió la semana pasada, al concierto en el Movistar Arena en Bogotá, fue uno de los mejores días de mi vida, lo tuve ahí cerquitica, él me vio caracterizado y me reconoció como su imitador, me regaló la última rosa que tenía, estiré mi mano por encima de todas esas señoras y no la solté. Él me miró y me entregó la flor, que ya la tengo toda marchitada, pero la voy a guardar hasta el día que me muera y con esa me van a enterrar”.

¿Por qué le dedicó su triunfo a su pueblo Angelópolis?

“Hay muchas personas que se avergüenzan de haber nacido en un pueblito poco conocido, en cambio yo salí de allí con un gran amor, mis papás son de allá, mis abuelitos vivieron allá toda la vida y yo a todas partes llevo la bandera de Angelópolis con mucho orgullo. Ver ese cariño sincero de la gente me emociona, ayer vieron la final en pantalla gigante en el parque, el pueblo se enloqueció”.

¿Cuándo regresa a Medellín?

“Inicialmente voy a hacer Yo me llamo Teatro en Bogotá, los fines de semana, y el domingo vuelvo a Medellín, voy a descansar un poco de tanta tensión y me voy a pegar una escapadita con la familia para que conozcan el mar. Ya el 16 de febrero en mi pueblo me van a hacer un recibimiento, voy a estar con El Puma, Pedro Infante, que son de Medellín”.

¿Cómo llegó la música?

“Cuando me gradué quería estudiar Comunicación Social, pero mis papás no tenían con que pagarme la carrera y me puse a estudiar Procesamiento de alimentos, una tecnología, aunque siempre teniendo presente que lo mío es la música, Empecé a trabajar con esa carrera para sobrevivir, también pintaba casas, hacía mandados, trabajé como asistente de un concejal de Itagüí, que me apoyó mucho, que lo llevo en mi corazón. Luego empecé a estudiar música.

Le cuento una infidencia: me presenté a Yo me llamo porque no tuve plata para pagar la matrícula del semestre, iba para el tercero en la Débora Arango, en Envigado, y ahí fue cuando se abrieron las inscripciones para el programa”.

Tomado de: https://www.elcolombiano.com/entretenimiento/television/roberto-carlos-el-ganador-de-yo-me-llamo-cuenta-su-historia-AH12402929

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *